viernes, 25 de mayo de 2012

EN RITO LE SACAN LOS OJOS A NIÑO DE 5 AÑOS EN NEZAHUALCOYÓTL.

¡SATANICO!



24 de mayo de 2012
CD. NE­ZA­HUAL­CO­YOTL.
 "Por de­so­be­dien­te e irres­pe­tuo­so, por eso le sa­qué los ojos".

Así de ma­ne­ra es­ca­lo­frian­te y sin el más mí­ni­mo arre­pen­ti­mien­to lo ma­ni­fes­tó a ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial Car­men Ríos Gar­cía, mo­men­tos des­pués de ser de­te­ni­da por el ata­que que per­pe­tró con­tra su pro­pio hi­jo, a quien du­ran­te un su­pues­to ri­to sa­tá­ni­co le sa­có los ojos.

En la pri­va­ci­dad de una ofi­ci­na y an­te ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial que la cues­tio­na­ban y que no per­mi­tían el ac­ce­so de na­die, la mu­jer que di­jo ser cris­tia­na y que en su mi­ra­da se de­no­ta­ba cla­ra­men­te un ca­rác­ter su­ma­men­te fuer­te, vio­len­to y has­ta de mal­dad, di­jo: "el mun­do ya se va aca­bar, te­ne­mos que orar pa­ra sal­var­nos".

Po­li­cías mi­nis­te­ria­les que pi­die­ron ano­ni­ma­to, di­je­ron que du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios a que fue so­me­ti­da, la frí­vo­la mu­jer, a quien al pa­re­cer no le im­por­ta­ba en lo más mí­ni­mo el es­ta­do de sa­lud que guar­da­ba su me­nor hi­jo, ex­pre­só "to­dos sin ex­cep­ción al­gu­na te­ne­mos que orar y mos­trar cier­to res­pe­to a Dios por­que de lo con­tra­rio va­mos a re­ci­bir el cas­ti­go di­vi­no".

Se­gún los mi­nis­te­ria­les la mu­jer, a quien por un mo­men­to no­ta­ron "en otra ór­bi­ta y fue­ra de la rea­li­dad", si­guió ha­blan­do y di­jo: "es­cú­chen­me, el pró­xi­mo lu­nes se va a re­gis­trar un tem­blor que va a aca­bar con el mun­do, por eso de­ci­dí reu­nir a to­dos mis fa­mi­lia­res pa­ra orar y bus­car la sal­va­ción".

Al en­trar al te­ma de su hi­jo, se­ña­la­ron los mi­nis­te­ria­les, és­ta pri­me­ra­men­te di­jo que no sa­bía lo que ha­bía su­ce­di­do, pues al pa­re­cer ac­tuó po­se­sio­na­da por un es­pí­ri­tu ma­lig­no y lue­go ti­tu­beó y a ma­ne­ra de ex­pli­ca­ción di­jo: "to­dos te­ne­mos que te­ner un res­pe­to a Dios y si no es así, pues nos ha­ce­mos acree­do­res a un cas­ti­go y en es­te ca­so mi hi­jo fue irres­pe­tuo­so y no obe­de­ció cuan­do le or­de­né que ce­rra­ra los ojos pa­ra orar pro­fun­da­men­te, por eso se los sa­qué".

 la de­se­qui­li­bra­da mu­jer que por su ac­ción a to­das lu­ces dia­bó­li­ca cau­só un gran im­pac­to y cons­ter­na­ción en­tre sus ve­ci­nos y la opi­nión pú­bli­ca en ge­ne­ral, se­guía sien­do in­te­rro­ga­da por ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial, a fin de co­no­cer con exac­ti­tud qué fue lo que en rea­li­dad su­ce­dió y los mo­ti­vos que tu­vo pa­ra ata­car de esa for­ma a su hi­jo, ade­más de es­ta­ble­cer si es par­ti­da­ria o de­vo­ta de los ri­tos sa­tá­ni­cos.
El mo­tor del he­li­cóp­te­ro ro­jo y blan­co del gru­po Re­lám­pa­go, del Es­ta­do de Mé­xi­co, aler­tó so­bre el tras­la­do de al­gún pe­que­ño gra­ve a las ins­ta­la­cio­nes del Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co de Ta­cu­ba­ya. Efec­ti­va­men­te, se tra­ta­ba del pe­que­ño Fer­nan­do, quien ho­ras an­tes per­dió los ojos, lue­go de que en un ri­to sa­tá­ni­co su pro­ge­ni­to­ra se los sa­ca­ra, lo que le pro­vo­có un abun­dan­te san­gra­do y se re­por­ta su es­ta­do de sa­lud co­mo gra­ve.

Su llan­to era des­ga­rra­dor; con sus ma­ni­tas se to­ca­ba la ca­ri­ta y los mé­di­cos le re­co­men­da­ban que no lo hi­cie­ra por­que po­dría in­fec­tár­se­le las he­ri­das que le cau­só su ma­má en un ri­to sa­tá­ni­co que rea­li­za­ban en Ciu­dad Ne­za­hual­có­yotl, Es­ta­do de Mé­xi­co. En ese lu­gar re­ci­bió los pri­me­ros au­xi­lios, pe­ro al apre­ciar­se que era un asun­to de su­ma gra­ve­dad, fue ne­ce­sa­rio tras­la­dar­lo al Hos­pi­tal de Ta­cu­ba­ya en un he­li­cóp­te­ro.

Des­de su in­gre­so las en­fer­me­ras fue­ron aler­ta­das so­bre la gra­ve­dad de las le­sio­nes que le pro­vo­ca­ron, por lo que la re­co­men­da­ción fue cla­ra y pre­ci­sa, lim­piar­le la san­gre que es­ta­ba arri­ba de los pó­mu­los y tam­bién las la­ce­ra­cio­nes que te­nía en los bra­ci­tos. An­tes de ha­cer es­tas cu­ra­cio­nes, se le tu­vie­ron que ad­mi­nis­trar unos me­di­ca­men­tos al me­nor que se que­ja­ba.

Al dar una bre­ve en­tre­vis­ta, el di­rec­tor ge­ne­ral del Hos­pi­tal In­fan­til Ta­cu­ba­ya, Car­los Ja­vier Ar­naiz To­le­do, de­ta­lló que al lle­gar el he­li­cóp­te­ro con el me­nor se pro­ce­dió a ha­cer­les las pri­me­ras cu­ra­cio­nes, y que en ese ca­so lo im­por­tan­te era man­te­ner­le abier­tos los pár­pa­dos y de es­te mo­do evi­tar que se ce­rra­ran y di­fi­cul­ta­ra la co­lo­ca­ción de unas pró­te­sis.

In­for­mó que efec­ti­va­men­te al ni­ño le fue­ron ex­traí­dos sus ojos, por lo que en es­tos mo­men­tos se en­fo­ca­rán en po­der­le co­lo­car las pró­te­sis y tam­bién evi­tar que se va­ya a pre­sen­tar una com­pli­ca­ción en ca­so de que sur­gie­ra una in­fec­ción, ello por­que se des­co­no­ce el mo­do co­mo le sa­có los ojos su ma­má o si pa­ra ello uti­li­zó al­gún ti­po de me­tal o ma­de­ra.

El es­ta­do de sa­lud del me­nor se re­por­tó co­mo gra­ve .
iRITO SATANICO!

Jaime Llera y Alejandro Montaño
* Fue una ofrenda de santería: encontraronaltares y amuletos para rituales en la casa

* Llevaban días drogados y encerrados para orar; la desquiciada mamá dice que el lunes

sismo catastrófico lo destruirá todo (?)
 En un su­pues­to ri­to sa­tá­ni­co, una mu­jer, de 28 años de edad, que se en­con­tra­ba des­de ha­ce va­rios días en­ce­rra­da den­tro de uno de los cuar­tos de su do­mi­ci­lio con va­rios de sus fa­mi­lia­res "oran­do por­que su­pues­ta­men­te el mun­do se iba aca­bar", po­se­sio­na­da por "al­gún es­pí­ri­tu ma­lig­no" y a ma­ne­ra de "ofren­da", de­jó cie­go a su pe­que­ño hi­jo, de 5 años de edad, al sa­car­le con sus pro­pias ma­nos los ojos.

Otro hi­jo de la de­se­qui­li­bra­da mu­jer, al per­ca­tar­se que su her­ma­ni­to san­gra­ba del ros­tro y que gri­ta­ba de do­lor por el ata­que que ha­bía su­fri­do a ma­nos de su pro­pia pro­ge­ni­to­ra, ate­rro­ri­za­do sa­lió de la ca­sa pa­ra pe­dir el au­xi­lio de sus ve­ci­nos, quie­nes al dar­se cuen­ta del ma­ca­bro ac­to que se ha­bía re­gis­tra­do den­tro del do­mi­ci­lio de la fa­mi­lia Ríos Gar­cía de in­me­dia­to pi­die­ron la in­ter­ven­ción de la po­li­cía.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la PG­JEM lle­ga­ron y en­tra­ron al do­mi­ci­lio, ubi­ca­do so­bre la ca­lle de Gra­cia­no Sán­chez, man­za­na 34, lo­te 5, en la Co­lo­nia San Agus­tín Atla­pul­co, en los lí­mi­tes de los mu­ni­ci­pios de Ciu­dad Ne­za­hual­có­yotl y Chi­mal­hua­cán, ate­rro­ri­za­dos des­cu­brie­ron que den­tro del in­mue­ble al pa­re­cer se ha­bía da­do un ri­to sa­tá­ni­co, en el que una mu­jer, que fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Car­men Ríos Gar­cía, de 28 años de edad, pre­sun­ta­men­te "po­se­sio­na­da por un es­pí­ri­tu ma­lig­no" le ha­bía sa­ca­do con sus pro­pias ma­nos los ojos a su me­nor hi­jo, de 5 años de edad.

An­te tal si­tua­ción, los ele­men­tos po­li­cia­cos de in­me­dia­to acor­do­na­ron to­do el in­mue­ble, des­pe­ja­ron la zo­na y de­tu­vie­ron a la de­se­qui­li­bra­da mu­jer, jun­to con otros 7 de sus fa­mi­lia­res, en­tre los que fi­gu­ra­ba su her­ma­na Ruth Ríos Gar­cía, de 22 años de edad, quien pre­sun­ta­men­te le ayu­dó a que le sa­ca­ra los ojos a su pe­que­ño hi­jo.

Al ser tras­la­da­dos a las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro de jus­ti­cia de La Per­la y una vez que ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial los so­me­tie­ron a un ri­gu­ro­so in­te­rro­ga­to­rio por se­pa­ra­do, fa­mi­lia­res de la de­se­qui­li­bra­da mu­jer ma­ni­fes­ta­ron que des­de el pa­sa­do lu­nes és­ta los man­tu­vo en­ce­rra­dos den­tro de uno de los cuar­tos de su vi­vien­da, don­de al pa­re­cer los te­nía dro­ga­dos con al­gu­na subs­tan­cia y por ór­de­nes de ella es­tu­vie­ron oran­do día y no­che su­pues­ta­men­te por­que un tem­blor que se iba a re­gis­trar el pró­xi­mo lu­nes iba aca­bar con el mun­do.

Di­je­ron que des­pués de va­rios días, hoy al­re­de­dor de las 8:30 de la ma­ña­na les pi­dió que ce­rra­ran los ojos y du­ran­te 15 mi­nu­tos es­tu­vie­ran oran­do con mu­cha fe; sin em­bar­go, cuan­do se cum­plie­ron los 15 mi­nu­tos, es­cu­cha­ron un gri­to en­sor­de­ce­dor y cuan­do abrie­ron los ojos, ate­rra­dos des­cu­brie­ron que la mi­se­ra­ble mu­jer le ha­bía sa­ca­do los ojos con sus pro­pias ma­nos a su hi­jo Fer­nan­do Ca­laf, de 5 años de edad.

Men­cio­na­ron que no pu­die­ron ha­cer na­da por evi­tar la tra­ge­dia y au­xi­liar al pe­que­ño, su­pues­ta­men­te por­que Car­men du­ran­te to­dos es­tos días los man­tu­vo ba­jo el in­flu­jo de una dro­ga que no les per­mi­tía si­quie­ra mo­ver­se.

Por su par­te, Isaac Ace­ve­do, fis­cal re­gio­nal de la Sub­pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia de Ne­za, in­for­mó que en tor­no a es­te la­men­ta­ble he­cho se dio un evi­den­te ca­so de san­te­ría, pues ex­pli­có que den­tro del cuar­to don­de se lle­vó el ri­tual exis­tían al­ta­res, amu­le­tos y una se­rie de im­ple­men­tos pa­ra rea­li­zar es­te ti­po de ri­tua­les.

El fis­cal, di­jo que la de­se­qui­li­bra­da mu­jer cí­ni­ca­men­te con­fe­só que efec­ti­va­men­te ella con el apo­yo de su her­ma­na Ruth le sa­ca­ron los ojos a su hi­jo Fer­nan­do y aun­que al prin­ci­pio men­cio­nó que lo hi­zo su­pues­ta­men­te po­se­sio­na­da por un es­pí­ri­tu ma­lig­no, lue­go se­ña­ló que fue por­que du­ran­te la ora­ción no qui­so ce­rrar los ojos co­mo se los ha­bía pe­di­do al res­to de sus fa­mi­lia­res.

Isaac Ace­ve­do, in­for­mó que por el mo­men­to no se ha es­ta­ble­ci­do cuál se­rá la si­tua­ción ju­rí­di­ca de di­cha mu­jer has­ta que se ten­ga un re­por­te com­ple­to de los he­chos y del es­ta­do de sa­lud del ni­ño, quien por prin­ci­pio de cuen­tas ya su­frió da­ños irre­ver­si­bles, pues va a que­dar cie­go por el res­to de su vi­da.

El ser­vi­dor pú­bli­co de la PG­JEM, di­jo que en cuan­to a los fa­mi­lia­res de la des­na­tu­ra­li­za­da ma­dre tam­po­co se sa­be cuál se­rá su si­tua­ción ju­rí­di­ca has­ta que ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial ter­mi­nen de in­te­rro­gar­los y se es­ta­blez­ca qué gra­do de par­ti­ci­pa­ción tu­vo ca­da uno de ellos en los he­chos.

Isaac Ace­ve­do, se­ña­ló que al que­dar al des­cu­bier­to es­te su­pues­to ri­to sa­tá­ni­co, ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial ya abrie­ron una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, pues no se des­car­ta que por la for­ma en que ac­tuó es­ta mu­jer y sus fa­mi­lia­res es­tén re­la­cio­na­dos con va­rios otros even­tos de es­te ti­po y que a ma­ne­ra de "ofren­da pa­ra sus dio­ses" ha­yan "sa­cri­fi­ca­do a otras per­so­nas".
IBA A MATAR A OTROS 2 HIJOS

25 de mayo de 2012
La in­ter­ven­ción que tu­vie­ron ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial del Es­ta­do de Mé­xi­co y de la mu­ni­ci­pal pa­ra de­te­ner a Ma­ría del Car­men Ríos Gar­cía, de 28 años de edad, no pu­do ser más opor­tu­na, pues, se­gún po­li­cías mi­nis­te­ria­les, du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios a que fue so­me­ti­da la de­se­qui­li­bra­da mu­jer és­ta con­fe­só "que des­pués de que le sa­có los ojos a su hi­jo, de 5 años de edad, sur­gió en ella la ma­ca­bra idea de sa­cri­fi­car a su otro hi­jo, de 8 años, y a un be­bé de 10 me­ses de na­ci­do co­mo una ofren­da a Je­ho­vá".

La mu­jer que por unos mo­men­tos se mos­tra­ba lú­ci­da y en otros des­va­ria­ba y se sa­lía to­tal­men­te de la rea­li­dad, di­je­ron los mi­nis­te­ria­les, in­di­có que al mo­men­to en que su­ce­die­ron los he­chos sí es­ta­ba prac­ti­can­do un ri­tual aun­que no pre­ci­sa­men­te sa­tá­ni­co, pues se­gún ella, es­ta­ba in­vo­can­do a su Dios Je­ho­vá pa­ra que la sal­va­ra a ella y a to­dos sus fa­mi­lia­res, ya que pre­sun­ta­men­te un te­rre­mo­to iba a aca­bar con el mun­do.

Du­ran­te los mis­mos in­te­rro­ga­to­rios, di­je­ron los mi­nis­te­ria­les, la mu­jer afir­mó que te­nía po­de­res "so­bre­na­tu­ra­les", pues, se­gún ella, por me­dio de la ora­ción te­nía con­tac­to con su Dios Je­ho­vá y en to­do mo­men­to se man­tu­vo en su po­si­ción de que "to­dos sin ex­cep­ción al­gu­na te­nían que orar por su sal­va­ción, ya que el mun­do se iba aca­bar".

In­clu­so, agre­ga­ron, en al­gu­nos mo­men­tos des­va­rió y se con­tra­di­jo, pues aun­que al prin­ci­pio afir­mó que le ha­bía sa­ca­do los ojos a su hi­jo por de­so­be­dien­te e irres­pe­tuo­so, des­pués de­jó en­tre­ver que lo ha­bía he­cho co­mo una ofren­da pa­ra Je­ho­vá "pa­ra sal­var­se y pe­dir­le su pro­tec­ción", pues rei­te­ró "que el mun­do se iba aca­bar".

Un tan­to sor­pren­di­dos, los mi­nis­te­ria­les in­di­ca­ron que du­ran­te los mis­mos in­te­rro­ga­to­rios, la de­se­qui­li­bra­da mu­jer re­ve­ló que des­pués de que le sa­có los ojos a su hi­jo Fer­nan­do, de 5 años de edad, sur­gió en ella la ma­ca­bra idea de sa­cri­fi­car a su otro hi­jo, de 8 años de edad, y un be­bé, de 10 me­ses de na­ci­do, hi­jo de uno de sus her­ma­nos, tam­bién co­mo una ofren­da pa­ra Je­ho­vá "to­do ello pa­ra de­mos­trar­le su amor y ha­cer­le sa­ber que es­ta­ba dis­pues­ta a to­do con tal de ob­te­ner su pro­tec­ción y sal­va­ción".

An­te ta­les tes­ti­mo­nios y por la for­ma en que ac­tuó, los mi­nis­te­ria­les di­je­ron, que no te­nían la me­nor du­da de que al mo­men­to en que la de­se­qui­li­bra­da mu­jer le sa­có los ojos a su hi­jo en rea­li­dad prac­ti­ca­ba un ri­tual sa­tá­ni­co y no un es­pi­ri­tual co­mo lo ma­ni­fes­tó y aun­que afir­mó que era la pri­me­ra vez que lo ha­cía, si­guen in­te­rro­gán­do­la, pues se tie­ne ca­si la cer­te­za de que ya ha­bía prac­ti­ca­do otros y que po­si­ble­men­te ha­ya más víc­ti­mas.

Di­cha mu­jer po­dría al­can­zar una pe­na de has­ta 12 años de pri­sión, de­bi­do a que ac­tuó con do­lo en con­tra de su pro­pio hi­jo y los da­ños que le oca­sio­nó son irre­ver­si­bles, pues va a que­dar cie­go por el res­to de sus días.



PRO­ME­TEN BE­CA

El ni­ño Fer­nan­do de tan só­lo cin­co años de edad, a quien le fue­ron ex­traí­dos los glo­bos ocu­la­res por par­te de su pro­pia ma­dre y fa­mi­lia­res, no vol­ve­rá a ver, pe­ro se en­cuen­tra es­ta­ble, aun­que to­da­vía de­li­ca­do, y su pro­nós­ti­co es fa­vo­ra­ble, con­fir­mó el se­cre­ta­rio de Sa­lud del Dis­tri­to Fe­de­ral, Ar­man­do Ahued.

Por su par­te, el go­ber­na­dor del Es­ta­do de Mé­xi­co, Eru­viel Avi­la se com­pro­me­tió a otor­gar­le una be­ca men­sual de seis mil pe­sos al me­nor has­ta que con­clu­ya una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria y ase­gu­ró que se apli­ca­rá to­do el ri­gor de la ley pa­ra cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles de es­ta tra­ge­dia.

Así lo die­ron a co­no­cer am­bos fun­cio­na­rios, en en­tre­vis­ta por se­pa­ra­do, lue­go de vi­si­tar al ni­ño Fer­nan­do "N", quien se en­cuen­tra in­ter­na­do des­de el pa­sa­do jue­ves en el Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co de Le­ga­ria, don­de re­ci­be aten­ción mé­di­ca tras ser víc­ti­ma de la ex­trac­ción de los glo­bos ocu­la­res, por par­te de su ma­dre y otros fa­mi­lia­res, en un pre­sun­to ri­tual sa­tá­ni­co.

El go­ber­na­dor me­xi­quen­se pre­ci­só que "no ba­ja­rá la guar­dia y apli­ca­rá to­do el ri­gor de la ley" pa­ra cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles de es­ta tra­ge­dia. Has­ta el mo­men­to la in­ves­ti­ga­ción apun­ta ha­cia la ma­dre del in­fan­te, así co­mo al­gu­nos fa­mi­lia­res. Ade­más se so­li­ci­ta­rá a las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes que le sea re­ti­ra­da la pa­tria po­tes­tad de Fer­nan­do a la fa­mi­lia.

Por lo que to­ca al her­ma­no del ni­ño y su pri­ma, Avi­la in­for­mó que se­rán al­ber­ga­dos en la Ca­sa Ho­gar de To­lu­ca, don­de se­rán eva­lua­dos mé­di­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te. Per­ma­ne­ce­rán ba­jo cus­to­dia de la ins­ti­tu­ción has­ta que se de­fi­na el pro­ce­so le­gal y ade­lan­tó que los ni­ños po­drían ser da­dos en adop­ción.

A su vez, el doc­tor Ar­man­do Ahued, se­cre­ta­rio de Sa­lud del Dis­tri­to Fe­de­ral, vi­si­tó tam­bién al pe­que­ño, a quien re­por­tó co­mo es­ta­ble pe­ro de­li­ca­do. In­di­có que el pro­nós­ti­co del ni­ño es fa­vo­ra­ble, pe­ro ad­vir­tió que no vol­ve­rá nun­ca a ver.

Al se­ña­lar que Fer­nan­do po­dría ser da­do de al­ta en sie­te días más, apro­xi­ma­da­men­te, el doc­tor Ahued ex­pli­có que el ni­ño, la­men­ta­ble­men­te no vol­ve­rá a ver, de­bi­do a que los glo­bos ocu­la­res le fue­ron ex­traí­dos en su to­ta­li­dad, y en el ca­so del ór­ga­no vi­sual, só­lo es po­si­ble tras­plan­tar la cór­nea, que en es­te ca­so no apli­ca, de­bi­do a que no hay ner­vios ni glo­bo ocu­lar.

Ahued in­di­có que el ni­ño se en­cuen­tra es­ta­ble y no es­tá cons­cien­te de la le­sión; po­dría ser da­do de al­ta en sie­te días. In­for­mó que fue aten­di­do pri­me­ro en el Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co de Ta­cu­ba­ya, don­de le rea­li­za­ron una lim­pie­za del área ocu­lar y se per­ca­ta­ron que te­nía una fu­ga de lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo, por lo que fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal In­fan­til de Le­ga­ria, don­de fue in­ter­ve­ni­do la ma­ñá­na de ayer.

Por su par­te, el se­cre­ta­rio de Sa­lud del Es­ta­do de Mé­xi­co, Ga­briel O'S­hea Cue­vas, co­men­tó que el ni­ño, de 5 años, quien fue­ra víc­ti­ma de su ma­dre al ser­le arran­ca­dos los glo­bos ocu­la­res en un ri­tual sa­tá­ni­co fue so­me­ti­do a ci­ru­gía pa­ra ter­mi­nar la enu­clea­ción.

Ex­pli­có que es­te es un pro­ce­di­mien­to en el cual te­ne­mos que ha­cer un va­cia­mien­to del glo­bo ocu­lar pa­ra com­ple­tar­lo, una vez com­ple­ta­do no­ta­mos que tie­ne una fís­tu­la del la­do de­re­cho con sa­li­da de lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo y es­to es de­li­ca­do.

El fun­cio­na­rio es­ta­tal se­ña­ló que no hay po­si­bi­li­da­des de que el ni­ño re­cu­pe­re la vis­ta, ya no tie­ne glo­bos ocu­la­res, la ca­vi­dad que­da va­cía sin la pre­sen­cia de glo­bo ocu­lar, no exis­ten tras­plan­tes de ojos, ni res­tau­ra­ción del ner­vio óp­ti­co, lo úni­co que se tras­plan­ta en el ojo es la cor­nea, pe­ro aquí ya no hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad por­que ya no exis­te glo­bo ocu­lar.

Ase­gu­ró que el es­ta­do de sa­lud del ni­ño es es­ta­ble, de­li­ca­do pe­ro es­ta­ble, yo es­pe­ro que no se com­pli­que, así me lo ha se­ña­la­do el di­rec­tor del Hos­pi­tal Le­ga­ria, pe­ro bue­no, sí de­bo se­ña­lar que he­mos re­ci­bi­do to­do el apo­yo por par­te del Dis­tri­to Fe­de­ral, el doc­tor Ar­man­do Ahued nos ha aten­di­do y brin­da­do el apo­yo.

Las au­to­ri­da­des de sa­lud, tan­to del Dis­tri­to Fe­de­ral, co­mo del Es­ta­do de Mé­xi­co in­for­ma­ron que el ni­ño se­gui­rá in­ter­na­do en el Hos­pi­tal de Le­ga­ria y con­ti­nua­rá ahí has­ta que es­té es­ta­ble y se pue­da tras­la­dar.
29 de mayo de 2012


Es­pe­cia­lis­tas en el com­por­ta­mien­to hu­ma­no, ase­gu­ran que el de­sor­den o ti­ra­de­ro que tie­nen en el pa­tio de su ca­sa la fa­mi­lia que par­ti­ci­pó en la ex­tir­pa­ción de los ojos de un ni­ño, en el mu­ni­ci­pio de Ciu­dad Ne­za­hual­có­yotl, "es el es­pe­jo de que tie­nen atro­fia­das las ideas y son fá­ci­les de de­jar­se in­fluir".

Ru­bén Ló­pez, ex­per­to psi­có­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en ana­li­zar men­tes cri­mi­na­les, ase­ve­ró que uno de los com­por­ta­mien­tos que tie­nen es­te ti­po de gen­te y el más co­mún, "es no te­ner la in­ten­ción de po­ner or­den en su me­dio am­bien­te, es de­cir, en ca­sa, ca­rros, pe­ro que sin em­bar­go son cui­da­do­sos en su per­so­na y su com­por­ta­mien­to con sus se­me­jan­tes an­te los de­más".

Sue­len ser afec­ti­vos mien­tras al­guien los es­tá vien­do, pe­ro sal­va­jes y has­ta cri­mi­na­les con sus se­res que­ri­dos cuan­do es­tán a so­las.

El ex­per­to ex­pli­có que la mi­ra­da fi­ja de Car­men, ma­dre de Fer­nan­di­to, con­tie­ne to­dos los sín­to­mas de al­guien que no es­tá arre­pen­ti­da.

Pe­ro que sin em­bar­go, de­bi­do a su de­bi­li­dad de de­jar­se in­fluir, es­tá en pe­li­gro de que ella mis­ma pue­da aten­tar con­tra su per­so­na.

"Es de­cir se con­ven­ce muy fá­cil­men­te a sí mis­ma, su men­te ma­ni­pu­la con fa­ci­li­dad sus sen­ti­mien­tos por lo que son pe­li­gro­sos pa­ra quie­nes lo ro­dean y pa­ra ella mis­ma", ase­ve­ró.

La ba­su­ra que es­tá aún en el pa­tio de la ca­sa, ubi­ca­da en la Co­lo­nia San Agus­tín y que por años ha es­ta­do ahí, sin que nin­gún in­te­gran­te de la fa­mi­lia hi­cie­ra al­go pa­ra de­sa­lo­jar­la, es el si­nó­ni­mo de que no les im­por­ta su en­tor­no y con eso, la opi­nión de la gen­te.

Las co­ro­nas flo­ra­les que tie­nen más de dos años col­ga­das en la fa­cha­da, apun­tan que por mo­men­tos, "son se­res que quie­ren de­te­ner el tiem­po y te­men de lo que pue­da pa­sar".

Es pro­ba­ble, di­jo el psi­có­lo­go Ru­bén, "a la ho­ra del tran­ce, sus men­tes tu­vie­ron más mie­do del cas­ti­go que pu­die­ran re­ci­bir de par­te de los se­res que ado­ra­ban que del fin del mun­do, y el que el ni­ño abrie­ra in­cons­cien­te­men­te los ojos, fue co­mo un de­sa­fío pa­ra quien creen sus vi­das les per­te­ne­ce, es pro­ba­ble que la men­te ga­nó al sen­ti­mien­to, por eso le des­pren­dió los ojos a su hi­jo sin arre­pen­ti­mien­to", ex­pli­có Ló­pez.
 

23 comentarios:

  1. aber por que no se los saco ella ¡a eso no se le llama madre!

    ResponderEliminar
  2. ¿Es broma no? "Di­cha mu­jer po­dría al­can­zar una pe­na de has­ta 12 años de pri­sión" ¿hasta? ¿acaso es mucho 12 años? ES UNA TOTAL Y COMPLETA INJUSTICIA , minimo deberian darle cadena perpetua...

    ResponderEliminar
  3. Deberían matarla ojalá q la justicia ahora si dijeran en la cárcel lo que hizo para Abel hagan lo mismo ojalá sufra la desgraciada

    ResponderEliminar
  4. Hija de su puta madre, mal nacida, que se pudra en el infierno la desgraciada. Pobre niño. Que sea un caso para cadena perpetua por Favor.

    ResponderEliminar
  5. Pinche vieja loca, esquizofrenica

    ResponderEliminar
  6. DE VERDAD 12 AÑOS DE CARCEL ??? POR DIOS SANTO 12 AÑOS SOLAMENTE???DE VERDAD ES INCREIBLE QUE ALCANCE SOLO ESA CONDENA DEBERIAN DEJARLA AHI POR EL RESTO DE SUS INMUNDOS MISERABLES DIAS OJALA QUE EN LA CARCEL LAS RECLUSAS DE AHI LE HAGAN LO MISMO Y LE SAQUEN LOS OJOS A LA PERRA MALDITA QUE LA HAGAN SUFRIR MUCHOOOOOO !!! QUE SE VALLA AL INFIERNO LA HIJA DE MIERDA PERRA MALDITA... CON PERDON DE LAS PERRITAS PORQUE HASTA LAS PERRAS CUIDAN A SUS CACHORROS

    ResponderEliminar
  7. MALDITA VIEJA UNA Y MIL VECES MALDITA SE HUBIERA SACADO SUS PUTOS OJOS ELLA PORQUE SE LOS TUVO QUE SACAR A UN BEBITO ??? DE VERDAD EN QUE MUNDO VIVIMOS ??? ESTOY TOTALMENTE CONSTERNADA POR ESTOS HECHOS OJALA QUE EN LA CARCEL LE HAGAN LO MISMO QUE LE SAQUEN LOS OJOS Y HASTA LOS OVARIOS A LA MALNACIDA QUE SE PUDRA EN EL INFIERNO PORFAVOR QUE LE SAQUEN LOS OJOS A ELLA

    ResponderEliminar
  8. SOLO 12 AÑOS DE PRISION ? QUE POCA DEBERIAN DE DEJARLA AHI TODA SU PUTA E INMUNDA VIDA DENSE CUENTA ELLA SALDRA EN 12 AÑOS Y EL BEBITO QUE? EL NUNCA VA A VOVER A VER !!!! MAS CASTIGO PORFAVOR !!!
    POBRECITO BEBITO, SI EL BEBE VA A QUEDAR A DISPOSICION DEL DIF YO LO ADOPTO, DE VERDAD CON TODO MI CORAZON YO DESEO ADOPTAR A ESE ANGELITO DEL CIELO Y DARLE MUCHO AMOR DARLE UN HOGAR DIGNO.
    Y A LA MALDITA VIEJA QUE LE HAGAN LO MISMO INFELIZ MALDACIDA

    ResponderEliminar
  9. desgraciadaaaa mendiga!!! Y MALDITAS LEYES QUE SON VENEVOLAS CON ESTAS VESTIAS, QUE LE SAQUEN LOS OJOSSS Y QUE NADIE NADIE NI SIQUIERA LE ACERQUE UN VASO DE AGUA PERO DESGRACIADAMENTE SI SE DECLARA LOCA YA CON ESO TYENDRA MUUCHAS FACILIDADES PARA OBTENER SU LIBERTAD!! ESTAS LEYES ESTAN HEVHAS CON LAS PATAS

    ResponderEliminar
  10. 12 AÑOS...es lamentable.... A ESTO LE LLAMAN IMPARTIR JUSTICIA... FERNANDITO QUEDO CIEGO DE POR VIDA A TAN CORTA EDAD, CON UN DANO PSICOLOGICO IRREVERSIBLE...QUE TIPO DE JUSTICIA ES ESTA....

    ResponderEliminar
  11. maldita vieja exijo pena de muerte eso no se le hace a nadie menos a un pequeño que no tiene la culpa de su loca madre

    ResponderEliminar
  12. no puedo creer que ustedes como justicia que son digasn que 12 años de prision eso no es justo denle cadena perpetua x que si le dejan 12 añpos creo que se vendria una marcha de todos los mexicanos. ojala que cuando este en la prision a ella y asus demas familiares les echen acido en los ojos a todos los que participaron en ese ritual y que no vengan a decir los familiares que los tenia drogados se asen tontos eso es mentira desgraciados

    ResponderEliminar
  13. Perra maldita, ojala nunca salga de la carcel que le hagan lo mismo, que le saquen los ojos. ¿Cómo la pendeja se dio cuenta de que su hijo tenía abiertos los ojos? Pues es porque la puta tambien los tenia abiertos!!! por qué no se sacó sus propios ojos???

    ResponderEliminar
  14. Que corage ojala y tu dios te perdone por que en el que yo creo no es el mismo. mi Dios es AMOR por eso mando asu hijo Jesucristo a morir por nosotros en la cruz para el perdon de nuestros pecados y asi dejar atras los sacrificios. Fernandito que Dios lo bendiga

    ResponderEliminar
  15. ella no merece vivir , madre desconsiderada , merece morirse , el niño tienen una vida por delante pero el ya NO VERA MAS SU ALREDEDOR , y la vieja loca siiiiiii esos es INJUSTO. PENA DE MUERTE!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. aqui se ve el tipo de autoridades que tenemos , todos unos CORRUPTOS , INJUSTICIA , IMPUNIDAD

    ResponderEliminar
  17. ! A 2 años de tan escalofriante suceso !! QUE ES DE ESTE PAR DE BESTIAS ?? Espero que se frian a fuego lento en en el infierno....

    ResponderEliminar
  18. Yo conoci a Carmen cuando eramos niñas y su religion era muy rara, me daban miedo, y hay algo muy importante q lei q deverian de investigar si hay mas victimas, y yo se que si, investiguen a su Mama la señora Martha Garcia ella tenia un bebe y de la nada murio, el bebe no estaba enfermo y el dia q murio la señora le dijo a mi mama q no lo llevo al doctor xq su Dios lo iba a salvar, ese dia parecia q tenian fiesta, tenian al bebe tendido y todos como sin nada, me da mucha tristeza q hayan terminado asi, q lastima q su religion pudo mas q el Amor x sus hijos.

    ResponderEliminar
  19. Siempre cambian la verdad para darle un toque sensacionalista el dios que mencionan ni siquiera es satanico es judeo cristiano es al que todos los catolicos, cristianos y judios rinden culto , una cosa muy diferente es que esas señoras a causa de sus paradigmas y su historial familiar de problemas mentales deformaran tanto la religion , a causa de el gran miedo que les daba el fin de el mundo , aparte yo realmente la hubiera internado en un psiquiatrico de por vida esa mujer es peligrosa para la sociaedad , y mas que insultarla siento lastima por ella porque su destino desde que nacio fue marcado por la locura y jamas se le va a quitar y no es algo que decidiera realmente ella, piensen cualquiera que padesca de sus facultades mentales hace cosas que una persona sana mental jamas se atreveria a hacer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En México no existen instituciones de salud mental en las cuales recluir casi de por vida a criminales perturbados . Lo máximo que pueden estar en una instucion de salud mental son 3 meses

      Eliminar